lunes, 30 de diciembre de 2013

La Tienda del Consejo Tacoronte-Acentejo


En la sede del Consejo Regulador Tacoronte-Acentejo, sita en la Carretera General del Norte nº 97, en el municipio de Tacoronte, la tienda de vinos Tacoronte-Acentejo concentra el más amplio y variado número de referencias vínicas elaboradas en la comarca. Aquí caben todos los que desean vender su vino con la contraetiqueta de calidad de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo.

Los distintos vinos de la comarca, elaborados a distintas cotas con uvas procedentes de distintos niveles altitudinales, ofrecen a día de hoy un abanico de sabores y experiencias único producido en este singular espacio geográfico. Hoy en día, los tintos, blancos, rosados, dulces, elaboraciones en barrica, etc. agrandan los márgenes de la oferta de vinos de la comarca. Acercarse a ellos es entrar en un mundo de sabores que pueden satisfacer todo tipo de paladar.

Y como curiosidad, recordar que con cada compra que realices en la misma siempre te llevas un obsequio seguro, que puede ser desde un sacacorcho hasta un libro de cultura vitivinícola o de literatura canaria. También se puede acceder a la misma desde el sitio: www.latiendadelconsejo.es

¡Toma nota y visita “La tienda del Consejo”!


Santi S.


lunes, 23 de diciembre de 2013

Los vinos de Canarias


Vinos de Canarias: islas, paisaje, tierra, viñedo, historia, hombres y mujeres, sentimientos y progreso. Sin lugar a dudas ésta podría ser una síntesis descriptiva de la realidad vitivinícola del Archipiélago Canario. Una realidad que se vertebra en cada comarca y en cada isla a través de la voluntad y unidad en el esfuerzo de todos y cuantos componen este subsector que nace en el viñedo y termina en la copa de vino.

Desde la certeza que ningún canario puede concebir el actual paisaje de sus islas sin sus viñedos y sus vinos, y que el mismo ha sido construido con el esfuerzo del hombre a lo largo de la historia, es ahora responsabilidad de todos promover su protección y desarrollo ante su fragilidad y amenazas.

Sin duda en los últimos años las inquietudes y esfuerzos de viticultores y bodegueros, de forma individual u organizada, más arropados por las instituciones públicas, han permitido un impulso y desarrollo impensable veinte años atrás.

Cultivos con modernos sistemas de conducción y mecanización alivian ahora el esfuerzo y mejoran las rentas de los hombres y mujeres del campo; bodegas con tecnología punta en sus elaboraciones y un sector cada vez mejor formado y más organizado están permitiendo que los vinos de Canarias recuperen la calidad y el lugar que nunca perdieron en su historia más gloriosa.

Una calidad, que siendo reconocida mundialmente en concursos y certámenes, necesita constantemente de herramientas que faciliten su mayor divulgación y mejor conocimiento entre los consumidores, y que mejor herramienta para ello que las Denominaciones de Origen Protegidas, figuras de calidad diferenciada que otorgan a nuestros vinos la protección de una normativa europea que garantiza el cumplimiento de unos requisitos superiores a los exigidos para el resto de productos vínicos.

Canarias. Latitud de vida.


Alfonso J. López Torres
Director Instituto Canario Calidad Agroalimentaria (ICCA)



lunes, 16 de diciembre de 2013

“En estos días”


En diciembre, los hogares se gastan en vinos con Denominación de Origen, más de dos veces la media mensual del resto del año. El consumo de vino registra un alza, y se convierte, no solo en un alimento de consumo regular, sino en un producto de celebración y también de regalo. 

Hay un mayor incremento en la compra de vinos de mayor calidad, porque en estas fechas los consumidores están dispuestos a pagar por ellos un mayor precio. Cualquier familia, que tenga los medios suficientes para hacerlo, aprovecha la menor ocasión navideña para brindar con champán. En España la tradición está arraigada al cava y a la sidra.

En Canarias podemos encontrar una amplia gama de vinos, que pueden abarcar cualquier tipo de comida y celebración en estas fechas, sin tener que regirnos por la tradición de los cavas o champán tradicionales. Entre ellos, desde tintos hasta espumosos, dulces o licorosos, vinos muy interesantes y excelentes para cualquier celebración o brindis.


En cenas, comidas especiales, en una salida con los amigos o tu rutina diaria, un buen vino de calidad, consumido de forma moderada, es el mejor acompañamiento en esos momentos. Los vinos con Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo son una excelente opción. 


¡Felices fiestas!




F. D.


lunes, 9 de diciembre de 2013

Vinos de muchos puntos





No hay un sistema perfecto para medir la calidad de un vino. Primero, porque la calidad no sólo tiene sus bases objetivas, también conlleva juicios subjetivos. Segundo, porque las distintas dimensiones de la calidad percibida en una cata –la visual, la olfativa, el sabor– son difíciles de cuantificar, ponderar e interrelacionar entre sí. Aun así, a los consumidores nos ayuda que exista algún sistema que mida y cuantifique la calidad para informarnos de antemano sobre el producto que queremos comprar, algo que ponga la nota al vino.
Pues bien, para esto están las guías de vino y una de las más consultadas en España es la llamada Guía Peñín, de edición anual y que recientemente ha publicado su edición 2014. Contiene valoraciones de los 231 vinos elaborados por las 5 Denominaciones de Origen de la isla de Tenerife y que se presentaron voluntariamente a la correspondiente cata gratuita en mayo de 2013. La Guía convierte el resultado de las catas en una cuantificación de la calidad sobre una escala con un máximo de 100 puntos. Los vinos con más de 90 puntos se consideran de excelente calidad.
Los resultados obtenidos por los vinos de Tacoronte-Acentejo son buenos en general, pero destacan el Humboldt blanco dulce de 1997 (95 puntos), Humboldt Verdello blanco dulce 2005 y Humboldt tinto dulce 2001 (ambos con 94 puntos), Magma de Cráter tinto crianza 2008, Humboldt blanco vendimia tardía 2005 y el Infierno Blanco Vidueño dulce 1998 (estos con 93 puntos). Les siguen con 91 puntos Cráter tinto crianza 2011 y con 90 puntos Domínguez Malvasía clásico 2010 y Presas Ocampo maceración carbónica 2012.
En estas fechas navideñas, todas estas marcas de vino son sin duda excelentes recomendaciones para sorprender a propios y extraños. Pero también nos pueden servir para extraer algunas evidencias contrarias a la rumorología reinante:
1.   Nuestra materia prima sí sirve para hacer vinos que aguanten el paso del tiempo. 1997, 1998, 2001 y 2005 son años que hemos dejado atrás ya hace tiempo. Y los vinos de aquellos años obtienen puntuaciones muy elevadas. El saber hacer parece al menos tan importante como las posibilidades de una materia prima cuidosamente seleccionada.
2.   Tacoronte-Acentejo también es capaz de hacer muy buenos vinos blancos, no sólo tintos. De hecho, entre los vinos de Tacoronte-Acentejo con más de 90 puntos hay más blancos que tintos. Ahora que los blancos se vuelven a poner de moda conviene tenerlo en cuenta (y contarlo).
3.   Hay un vino joven entre los que sacan 90 o más puntos y es una maceración carbónica. Demuestra que tenemos potencial para este tipo de elaboraciones, denostado por algunos pero muy aceptado por el público general, y que también en este caso un buen enólogo es un ingrediente imprescindible. De nuevo el saber hacer

Por lo tanto, en medio del bombardeo publicitario pre-navideño de perfumes, relojes y consolas, ¿por qué no pensar en un vino selecto para disfrutarlo en compañía? Tacoronte-Acentejo tiene mucho donde elegir…


D.G.


lunes, 2 de diciembre de 2013

Vinaletras Tacoronte-Acentejo nº4 …¡ya disponible!




Este cuarto volumen, siguiendo la línea de las anteriores entregas, centra la reflexión en el vino y la viña como debate desde las ciencias y las artes.

El mismo se abre con un documentado artículo de Dirk Godenau (Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna) sobre las pautas del consumo de vino en Canarias. Un ameno texto que genera la tan necesitada amplitud de miras en los tiempos que corren. Le sigue un artículo de Vicente Zapata (Departamento de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna) centrado en la experiencia del “enosenderismo” aplicada al municipio de Tegueste donde comprobamos como el patrimonio, el paisaje y el vino son elementos compatibles para recorrer con más conocimiento nuestro territorio cercano. A continuación, Miguel Febles (Geógrafo y promotor de Quewine) diserta sobre la aportación al paisaje que supone el viñedo desde el punto de vista de la geografía insular, no sólo desde el punto de vista estético, agrícola y ambiental sino también involucrando la percepción popular de la importancia del viñedo en la isla entre sus gentes, residentes y visitantes. El cuarto artículo, firmado por Isabel Castells (Departamento de Literatura Española de la Universidad de La Laguna) nos relata de forma detallada la presencia del vino y la gastronomía en la obra universal de Miguel de Cervantes, “Don Quijote de La Mancha”. Un entretenido texto que nos inducirá, sin duda alguna, a disfrutar del buen vino. 

Jesús Bayón (Cuentacuentos y viticultor), aporta un cuento original centrado en la historia de dos botellas de vino, donde la rivalidad inicial entre ambas finaliza con la necesaria amistad para avanzar. Y finalmente, Belarmino Peña (Abogado) aporta un relato personal sobre sus impresiones vitivinícolas en el devenir de este sector en las últimas décadas, centrado en la comarca Tacoronte-Acentejo.

El volumen se cierra con un completo directorio de las bodegas Tacoronte-Acentejo. Este cuaderno ya se puede conseguir, tanto en la sede del Consejo Regulador Tacoronte-Acentejo (Carretera General del Norte, 97. Tacoronte), como en Librería Lemus (Avenida Trinidad, 59. La Laguna).

¡A disfrutarlo con tu copa de vino!


Santi S.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Jaime Martín en Tacoronte-Acentejo



Ilustración de Jaime Martín especial para la D.O. Tacoronte-Acentejo


El pasado miércoles 13 de noviembre, el historietista Jaime Martín llegó a Tenerife para participar en el Ciclo de Cultura y Vino Tacoronte-Acentejo dentro del programa de actos que organiza la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo en La Laguna durante el mes de noviembre. Estuvo tres días en los que además de firmar ejemplares de su obra a todos los aficionados que se acercaron hasta la lagunera librería Lemus, también pudo conocer de primera mano la realidad del sector vitivinícola de la comarca Tacoronte-Acentejo. En la visita a la misma, acompañado de Francisco Lemus (Librería Lemus) y Santiago Suárez (D.O. Tacoronte-Acentejo) conoció las principales características de nuestros viñedos y pudo intercambiar opiniones con los responsables de bodegas Agryenca-Tabaibal en Tacoronte y bodegas El Lomo en Tegueste; degustando en las mismas respectivamente, el Tabaibal Tinto Barrica y El Lomo Blanco.

La noche del viernes, tuvo lugar una amena charla en la librería Con Manuel Darias que realizó un repaso comentado a la obra de Jaime Martín con participación del público presente. La noche se cerró con la presentación de la nueva cosecha de El Mocanero Blanco Afrutado 2013.

Jaime Martín, es ya un histórico autor de historieta del panorama nacional, vinculado en su momento a la underground editorial La Cúpula con sus revistas “El Víbora” y “Kiss Comics”, donde desarrolló series como “Los primos del Parque”, “Sangre de Barrio” , “La memoria oscura” y “Sex Games”; para a continuación introducirse en propuestas más intimistas como “Invisible”, “Lo que el viento trae” o más recientemente “Las Guerras Silenciosas” de próxima aparición en el mercado español y con notable éxito ya en el mercado francobelga. También tiene editado con Norma Editorial y con guiones de Wander Antunes el título “Todo el polvo del camino”, una interesante historieta sobre la crisis de los años treinta, perfectamente adaptable a la crisis actual. Ganador de diversos premios nacionales e internacionales (Normandía, Bretaña) por sus tebeos, incluido el del Salón del Cómic de Barcelona al autor revelación y el de la página Historieta de Diario de Avisos.

Tacoronte-Acentejo vuelve a apostar por el mundo del tebeo como maridaje de sus vinos; en anteriores propuestas, ya han participado Manel Fontdevila, Eduardo González, Dave McKean, Martín Saurí y Alfonso Zapico. A fin de cuentas, entre viñetas y viñedos, también se puede disfrutar la vida.



Santi S.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Por San Andrés, el mosto vino es


Este es uno de los refranes que conocemos en nuestra tierra anunciando el momento de trasegar los mostos y los vinos. Existe otra versión del mismo refrán “Por San Andrés, el vino nuevo viejo es”, que indica que nuestro vino, puede ya ser embotellado.

San Andrés es la noche donde confluyen elementos de tipo festivo, gastronómico, popular y simbólico, se abren las bodega para probar el vino nuevo y esta cata popular se acompaña de gastronomía tradicional, cobrando especial presencia las castañas asadas y guisadas con matalahúva.

Noviembre en Canarias es tiempo de abrir bodegas y celebrar tradiciones. El vino es unos de esos productos ligados al pasado, presente y futuro de Canarias, que todo el proceso de su elaboración se ha ido adornando con fiestas y tradiciones.

Existen explicaciones populares como las que afirman que San Andrés se emborrachó y se quedó dormido y los niños lo despertaron colgándole cacharros. O como la que cuenta que el santo, cojo y borracho, llegó a finales de mes y no a principios como el resto –el 1 de noviembre es el Día de Todos los Santos–. Otros hablan del ruido como forma de ahuyentar a la temida langosta o de la costumbre de los bodegueros de arrastrar toneles hasta el mar para limpiarlos.

En lo que todos están de acuerdo,  es que es la culminación de todo el proceso de elaboración y un momento adecuado para disfrutar con amigos y probar el vino nuevo. ¡SALUD¡

Mari Paz Gil

lunes, 11 de noviembre de 2013

¡Vaya vallas!


El amigo conductor se habrá dado cuenta que en estas fechas proliferan las vallas publicitarias dedicados al vino en los márgenes de las autopistas y carreteras generales. Esta proliferación es reflejo del mayor esfuerzo de comercialización que llevan a cabo bodegas y Denominaciones de Origen en otoño. Una vez se reducen las temperaturas a niveles otoñales y se van fermentando los vinos nuevos, las ventas de vino se vuelven a reactivar y parte de este despertar es debido a la promoción.

Es fácil criticar y menospreciar la publicidad, ya que nos molesta en medio de la peli y frecuentemente nos la imponen en momentos que no nos convienen. En este sentido, cuanto menos mejor. No obstante, también tiene sus aspectos positivos y así lo intentan comunicar las campañas televisas del propio sector de la publicidad (sí, esos spots donde sale uno que no pertenece al anuncio). La publicidad no solo nos informa sobre la existencia y características de los productos, también genera emociones (“¿Te gusta conducir?”) y pretende mantener vínculos afectivos (“Vuelve, a casa vuelve …”). La de los vinos también.

Nuestros vinos no pueden competir con las campañas continuas y repetidas de las grandes multinacionales de la alimentación. Con sus restricciones presupuestarias sólo se asoman a la valla de vez en cuando, y lo hacen con el objetivo de recordarnos que ahí siguen, año tras año, y que ahora es un buen momento para pensar en ellos. Así que con el fresquito, el olor a castañas y la manga larga, ¿por qué no un vasito de tinto también? Y que sea de Tacoronte-Acentejo (es lo que tiene la publicidad…).





D.G.


lunes, 4 de noviembre de 2013

¿Clarificas?



Los vinos una vez acabada la fermentación se presentan turbios, debido a la presencia de materias suspendidas, que irán cayendo al fondo del depósito con el tiempo. Podemos esperar que aclare por si solo, o ayudarlo mediante la adición de clarificantes, que aceleran la caída de las partículas no deseadas. Las temperaturas más bajas, el medio que lo contiene, ya sea barrica o acero, hacen que la clarificación sea más o menos rápida. Por ello, debemos decidir si clarificamos, antes de preparar el vino para el embotellado, o no. La clarificación de los vinos supone la adición del clarificante, seguida de agitación del vino para realizar una buena mezcla. En función de los elementos o sustancias que deseemos retirar y del tipo de vino, se utilizará un tipo de clarificante u otro. Entre ellos se suelen utilizar clarificantes de origen animal, mineral, marino, etc., siendo los más destacados la albúmina de huevo, gelatinas y bentonitas. Estos reaccionarán rápidamente con las sustancias, que una vez precipitadas en el fondo del depósito serán retiradas mediante un trasiego, a los 10 ó 15 días, de añadido el clarificante. Así conseguiremos como producto final, un vino más equilibrado y agradable al paladar, respetando siempre las características aromáticas y tipicidad de los vinos.




F. D.

lunes, 28 de octubre de 2013

Noviembre, mes del vino Tacoronte-Acentejo en La Laguna



En noviembre comienza la función en La Laguna. En el marco ideal, Tacoronte-Acentejo tiene listo el programa para los amantes de la cultura vitivinícola en el área metropolitana. Las claves del escenario son claras y marcan las pautas de la acción; los principales actores –esto es, las bodegas– asumirán el reto de lograr el éxito con su actuación para vender buena parte de su producción vínica. De ellos depende finalmente la sonrisa del consumidor.

La implicación de actores públicos y privados consolida ya una apuesta que entra en su décima edición, con el apoyo decidido y la complicidad de las personas que representan a muchas instituciones y comercios del municipio. Y es que todo cabe en el mundo del vino cuando se presenta adecuadamente: desde un buen escaparate de lencería a una librería, un concierto de cha-cha-chá, una exposición de arte, un torneo de ajedrez, una firma de tebeos, una conferencia de patrimonio, unas sesiones de cine vitivinícola, una fiesta de mercado y una excursión a bodegas y viñedos, y un sin fin de propuestas gastronómicas con el líquido supremo de la comarca que lo identifica … todo en camino hacia la noche del jueves 28 en La Concepción con el apoteosis: NOCHE EN TINTO.


¡Nos vemos laguneando en noviembre!


Enlace programa

Santi S.

lunes, 21 de octubre de 2013

Metabisulfito Potásico. ¿Química en el vino o limpieza?



El Metabisulfito Potásico, o más comúnmente conocido como “la pastilla para el vino” entre los viticultores y vinicultores, es un conservante de alimentos el cual preserva el color natural de la comida y la protege contra las bacterias.

Contrariamente a lo que los consumidores piensan en general, lo que hace es mantener vivo el color del vino, evitar que se oxide. El uso en vino es un antioxidante que protege el color y el sabor, sin el uso del Metabisulfito, los vinos desarrollarían un sabor más fuerte a medida que el vino fuera envejeciendo.

En la industria alimentaria se utiliza para preservar el sabor de las comidas deshidratadas y para hacerlas más agradables y en la industria manufacturera,  se utiliza el metabisulfito como un tinte y agente de impresión, en el proceso del oro y revelado de fotografías, por ejemplo. Además de en bebidas como la cerveza,  donde el uso habitual es el mismo que en el vino aunque el conocimiento de ello que se tiene no sea tan popular por el consumidor.

Se puede presentar en diversos formatos y el más común es en pastillas tipo efervescentes ó en polvo blanco y cristalino que tiene un fuerte olor a sulfuro.

Cuando se emplea en industria alimentaria aparece bajo el código E224. Respecto a la legislación de etiquetado en el vino, al resultar que el Metabisulfito es un alérgeno para algunas personas, desde junio del 2012 hay que utilizar la mención relativa a los sulfitos en el etiquetado del vino con “contiene sulfitos” ó con el siguiente pictograma




El resultado de todo esto,  es que la utilización del metabisulfito potásico en la elaboración de los vinos, nos ha permitido el consumo de los mismos  con las características propias de la uva de manera higiénica.


Mari Paz Gil


lunes, 14 de octubre de 2013

Parece que el pasado se está volviendo futuro



Un manto verde contra la desertización. Los pronósticos del impacto del cambio climático en España y Canarias ofrecen un panorama sombrío. El aumento de las temperaturas y la reducción de las precipitaciones, más una mayor volatilidad meteorológica manifestada en episodios atípicos, constituyen potentes multiplicadores del proceso de desertización ya puesto en marcha en el Archipiélago.

Fuente: Naciones Unidas, Grupo Intergubernamental del Cambio Climático IPCC WGI AR5,
27 September 2013, p. 27
[http://ep00.epimg.net/descargables/2013/09/27/5177839cc4f679dff4e035ebae96503b.pdf]




Ante esta amenaza, los cambios que facilitan el camino hacia una economía más baja en carbono son diversos, necesitan tiempo y precisan de continuidad. Uno de los frentes de actuación es el fomento de la elaboración y consumo de alimentos locales comercializados a través de canales cortos, llamémosles “alimentos de proximidad”.
En este contexto, el cultivo de la vid en Canarias tiene distintas virtudes que cabe destacar. Se trata de un cultivo que consume poca agua, conlleva una baja carga de fertilizantes y productos fitosanitarios, es compatible con una edafología relativamente pobre y protege al suelo de la erosión.
Además, su producto, la uva, es apta para someterse a procesos de transformación, la vinificación, que la convierten en alimentos con elevado potencial de diferenciación en los mercados. Esta diferenciación, en un mercado tan competido como el agroalimentario, le facilita la supervivencia a pesar de unos costes de producción relativamente elevados.
Es por estas razones que la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo sigue apostando por la puesta en valor del trabajo de sus viticultores y bodegueros. Su buen hacer contribuye a un futuro más sostenible. Parece que el pasado se está volviendo futuro. En este sentido, la defensa de “lo nuestro” ya no solo cuenta con buenos argumentos enraizados en el fomento del empleo local y las tradiciones; poco a poco se está haciendo más visible la contribución de la viticultura a nuestro futuro.
Beber un buen vino de proximidad es un placer. Por el placer de los sentidos y por contribuir al paisaje del que (todavía) disfrutamos propios y extraños.

D.G.




lunes, 7 de octubre de 2013

A medias o en rama


Finalizado el mes de septiembre, ya se perciben en muchas de las bodegas adscritas a la Denominación de Origen, los aromas de los primeros vinos de la añada 2013, que saldrán al mercado; entre ellos blancos, en sus diferentes gamas, rosados y tintos. Serán catados primero en rama por bodegueros y enólogos, teniendo algunos consumidores habituales esta oportunidad poco usual, de degustar los vinos antes de su salida al mercado.

Los “vinos en rama” son vinos sin terminar, sin clarificar, antes de ser filtrados, que van directamente del depósito, ya sea barrica o acero inoxidable, a la copa. Podemos decir en este caso que estamos catando un producto de la uva, la cual proporciona lo mejor de sí misma para lograr un equilibrio en nariz y en paladar, que está aun falto de cierta elaboración o transformación.

De esta forma conoceremos los matices que adquieren los diferentes vinos a su paso por los diferentes depósitos y fases de la elaboración. Percibiremos desde los colores más intensos en tintos, complejidad en nariz, hasta el afrutado más intenso en blancos y rosados, cada vez más acentuado a medida que madura el vino.

Generalmente la finalidad del bodeguero es elaborar vinos que no resulten pesados, que sean elegantes, amables al paladar, con volumen y equilibrados. Es por ello que controlan minuciosamente la evolución de los vinos para alcanzar ese objetivo.
F. D.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Mi vino = Mi paisaje




Con este slogan estará la D.O. Tacoronte-Acentejo circulando los próximos meses en autobús en travesía por la zona metropolitana y norte de la isla de Tenerife. Se intenta con ello concienciar a la población residente y turística sobre la importancia del paisaje del viñedo en nuestro entorno, máxime cuando se trata del cultivo que ocupa la mayor superficie de la tierra agrícola en la isla.

¡Y no es para menos! El paisaje que es de todos, sienta sus cimientos en este territorio desde hace cinco siglos en el viñedo. Un viñedo que aporta una gama de colores según la estación del año que permite observar el paisaje de la isla desde distintas ópticas; y como ningún otro producto agrario, permite la siempre interesante “camaleonización” del territorio. Un paisaje que los viticultores cuidan gratuitamente para el resto de los visitantes y residentes de la isla.

Aspecto aparte y también importante sería lo que el viñedo aporta complementariamente a las economías familiares, además de los distintos “momentos sociales” que facilita su atendimiento, su vendimia y la cata del propio vino elaborado.

En resumen, con esta novedosa iniciativa se desea llegar hasta el corazón de la población animándoles a consumir el vino resultante de ese paisaje; y la contribución de la ciudadanía para mantener el mismo no puede ser más sencilla: adquirir vino Tacoronte-Acentejo, bien para consumirlo, bien para regalarlo; en definitiva, para compartir el placer líquido resultante de este singular espacio vitivinícola.

¡Salud!


Santi S.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Arte en la etiqueta de vino


Bocetos para la etiqueta “Zerafina” de Domingo Ayala
  
Con agrado hemos colaborado recientemente con el Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdhal en la exposición denominada “Arte en el vino. Etiquetas de Artistas”. Una feliz iniciativa que muestra la influencia recíproca del arte del vino con el arte del diseño en las etiquetas. Una muestra de variados formatos donde botellas de vino están vestidas con obras de reconocidos artistas, entre los que participan: Domingo Ayala, Fernando Bellver, Serafín Dopazo, Luis Kerch, Laura Martín, Andrés Rábago, Manolo Sánchez, José Luis Santos y R. Wallis. En la muestra se puede observar bocetos, tipografías, grabados, etc., hasta llegar a la obra final que después se convierte en la futura etiqueta para el vino de la bodega en cuestión. En este caso, son un grupo de bodegas, todas ellas de la comarca Tacoronte-Acentejo, las que visten sus vinos con arte para el mercado: Zerafina, Viña Norte, La Isleta, El Lomo, Cráter y Hoya del Navío.

Etiquetas de artistas en vinos que actualmente se comercializan y que permiten acercar el arte ante un público numeroso de consumidores, gracias precisamente, a este binomio de vino y arte que seguramente tendrá un largo recorrido puesto que la propuesta es muy atractiva. 

Estas etiquetas en los vinos, además están permanentemente expuestas en los lineales de todos los puntos de venta donde se comercializa el vino, por lo que, entran a formar parte de la mayor exposición itinerante de reproducciones de obras artísticas en el mercado, en múltiples puntos y al mismo tiempo. Y en este sentido, además, siempre estará aquel consumidor interesado en coleccionar tan buen arte en botellas de vinos además de disfrutar con la cata del mismo. Sin duda, y con permiso del grupo británico de música The Police, estamos ante el mejor “Message in a bottle”.


Santi S.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Vinaletras Tacoronte-Acentejo nº4






                                              Alfonso Zapico, Premio Nacional de Cómic 2012 por Dublinés


En noviembre, publicaremos la nueva entrega de VINALETRAS, cuaderno de cultura y vino Tacoronte-Acentejo nº4. Adjuntamos en primicia la editorial del mismo que está ilustrada por esta viñeta de Alfonso Zapico que ha tenido la amabilidad de dedicar a Tacoronte-Acentejo tras su paso por la comarca el pasado verano.

Editorial

“El vino y los viñedos siguen dando que hablar e invitan a reflexionar a todos los amantes de la cultura vitivinícola. Más allá del propio lenguaje específico del mundo del vino, nos vamos encontrando con valores en otras disciplinas que ponen de manifiesto las múltiples lecturas que este producto agrario, tanto la uva como el propio vino, es capaz de proporcionarnos y, pensamos, que el límite sigue sin estar definido, puesto que cada vez las conexiones son más amplias y diversas. De ahí, la gran riqueza del viñedo como tal.

Esta cuarta entrega de Vinaletras muestra las relaciones del terreno de la viña y el vino desde distintas ópticas nuevamente, donde se entremezclan aportaciones desde los campos de las ciencias y las letras. Toman el protagonismo en esta ocasión, la economía, la geografía, el senderismo temático, la literatura, el cuento y el relato personal. Un conjunto de capítulos donde la visión universal del mundo vitivinícola se combina en perfecta armonía con los aspectos locales del propio sector. Agradecemos desde esta tribuna, la participación de los redactores de estos atractivos artículos, que estamos seguros que serán del agrado de nuestros lectores.

La situación vitivinícola actual progresivamente se va adaptando a las exigencias del mercado, donde Tacoronte-Acentejo continúa como líder en el segmento del consumo de los vinos canarios; gracias, sin duda, a la fidelidad de nuestros consumidores, sabedores ellos, que disfrutando de nuestros vinos también apuestan por nuestro paisaje y por la calidad de nuestra tierra.

Sin más preámbulo, estimado lector, te animo a que disfrutes estas nuevas páginas de VINALETRAS, no sin antes descorchar una botella de vino Tacoronte-Acentejo como excelente compañía de estas letras que a continuación siguen. ¡Salud!”



Santi S.

lunes, 9 de septiembre de 2013

“Estrujar ahora”




Realizados los diferentes controles de maduración, la uva ya alcanza su grado de maduración óptimo, azúcares y polifenoles llegan a sus mejores rangos de calidad; se recolecta la uva, de la que obtienen los enólogos su máxima expresión, reflejada en la futura calidad de los caldos.

A partir de ahora y durante las próximas semanas, nuestros viticultores recogerán el fruto de su trabajo de todo un año. Vendimiadores expertos y familiares forman parte del paisaje de la comarca durante estos meses, realizando una vendimia tradicional a mano y depositando los racimos en las cajas. Estamos en plena vendimia, las bodegas preparan sus máquinas, algunas olvidadas durante un año, se limpian y se dejan impecables.

Se saturan del sonido de las máquinas: despalilladoras-estrujadoras, bombas, bullicio de gentes que nos auguran no solo una buena cosecha sino la obtención de excelentes vinos. El grano de uva es separado del engazo, el hollejo se rasga y libera la pulpa, comienza la cesión de aromas y color de la piel a la pulpa, características esenciales en las diferentes elaboraciones de vino.


F. D.


lunes, 2 de septiembre de 2013

El cuatrimestre más divertido del mundo vitivinícola

Mural, detalle del Calendario Agrícola. Septiembre (s.XII).
Real Colegiata de San Isidoro, León


Los últimos cuatro meses del año constituyen el período de mayor vértigo en el mundo vitivinícola, al menos en Canarias, y muy particularmente en la comarca Tacoronte-Acentejo.

La emoción y nervios del devenir de la vendimia que tiene lugar en dicho momento –prácticamente todo septiembre y octubre– unido a la habitual impaciencia por el ritmo de las ventas de vino en el mercado, se unen a los esfuerzos de comercialización e imagen que durante todo el año tienen lugar para equilibrar la siempre interesante balanza de ingeniería financiera y comercialización que permita la viabilidad del negocio vitivinícola. 

Obviamente, el ciclo de la vid adquiere en este momento del año su mayor glamour y acapara los flashes de la prensa no especializada como en ningún otro momento. Los comentarios asociados a la época de vendimia son impagables en las esquinas de la comarca y llegan hasta los rincones de la ciudad: bodegueros y viticultores atentos al momento de recogida de la uva, mientras el consumidor general se hace eco de la calidad de la cosecha de este año.

Tras la vendimia, se entra de lleno en la ejecución del programa de actos que en el caso de Tacoronte-Acentejo, su Consejo Regulador junto con otras instituciones públicas y privadas, lleva a cabo en la ciudad de La Laguna en el mes de noviembre. Una ciudad de moda en estos momentos donde siempre hay viandantes en sus callejuelas y donde no paran de brotar comercios y tascas con manifiesto interés en vender vino; aparte del empuje eterno que la savia nueva aporta la Universidad enclavada en dicho municipio, hace de ella un lugar con múltiples opciones para el comerciante de vinos. Con ello, la efervescencia lagunera es un atractivo reclamo para toda bodega que desee vender su producción vinícola, y el programa de actos conocido como “Noviembre, mes del vino Tacoronte-Acentejo en La Laguna” el escenario ideal para que las bodegas muestren sus virtudes al público urbano.

Por último, diciembre invita a realizar un sprint de esfuerzo para aprovechar la campaña de las fiestas de Navidad. El momento ideal para consumir en familia nuestros vinos y lograr elevar las ventas de vino, incluso en el entorno inmediato.

¡Pero claro!, para que la felicidad mostrada en los párrafos anteriores sea realidad, hay que preparar las distintas acciones comerciales desde ¡YA!


Ese es el reto.

Santi S.

lunes, 26 de agosto de 2013

De Vendimia.



En estos días la comarca se viste de olores a vendimia, ya ha comenzado en nuestra comarca vitivinícola Tacoronte-Acentejo la tan esperada faena. Los campos se salpican de peones dispuestos a llevar a cabo la labor de seleccionar las uvas, comprobar el estado de madurez para que sea el adecuado, cortar con mimo y colocar en las cajas para trasportarlas hasta las bodegas donde se seguirá con el proceso de selección y limpieza de las uvas.

El período de vendimia varía entre julio y octubre, dependiendo del grado de maduración de la uva que se desee. Lo que marca el momento óptimo, es la relación porcentual entre los azúcares y los ácidos en el grano de uva, y ésta variará en función del tipo de vino que se desea producir. Como característica general, destacar que la uva blanca madura, generalmente, primero que las variedades de uva tinta.

La vendimia siempre se ha relacionado con “fiesta”, aunque es un duro trabajo el que se realiza, también se asocia con la alegría del final de un período de trabajo y cuidado a lo largo de todo el año, es la recogida del fruto de todo ese esfuerzo, esas largas horas de sol, de lluvia, de intensa preocupación de los viticultores contemplando el cielo y viendo cómo se desarrolla cada una de las etapas del cultivo. Todo ello se traduce en la  jornada de vendimia, que viene  salpicada de risas en el campo, de conversaciones entre las diferentes generaciones que se reúnen en torno a ese día.

Todo esto ha motivado que en todas y cada una de las zonas vitivinícolas del mundo exista una actividad relacionada con la “Fiesta de la Vendimia”.

lunes, 22 de julio de 2013

Atlánticamente…



En estas fechas veraniegas abunda en España la publicidad de bebidas refrescantes que vinculan su imagen al mar. Jóvenes guapos y felices corren “mediterráneamente” hacia las olas librándose de los escasos productos textiles que llevaban encima al inicio del spot.

Pues bien hecho; funciona bien este entroncamiento identitario apoyado en Serrat y el calor. Ante tal oleada publicitaria, y obviamente no en términos geográficos, Canarias está en el Mediterráneo. Aunque tengamos nuestros matices de alisios culturales que nos hacen apreciar las cosas más atlánticamente, en la promoción que intenta ocupar nuestras mentes manda el Mediterráneo. Y cuanto más calima atlántica, más funciona el “mediterráneamente”.

En parte esto es inevitable, por tamaño de los presupuestos de promoción y por lo que apetece una cervecita en días de calor. Pero también es resultado de la escasa defensa del “slot” veraniego por parte de los productos locales, los atlánticos. También podemos correr hacia las olas, incluso más bellas que las del mar interior aquel, y también tenemos con qué refrescarnos más allá de bebidas azucaradas. No obstante, los vinos guardan silencio durante esta época estival; parece que deponen las armas comerciales en estas fechas.

Seguro que tendrán sus razones, pero como consumidor me extraña que nadie me quiera convencer de los efectos refrescantes de un blanco bien frío servido a borde de playa durante el atardecer, una vez las olas nos hayan devuelto todos estos jóvenes a tierra firme y que encontraran aquellos ropajes esparcidos por el viento.

Atlánticamente…

D.G.

lunes, 15 de julio de 2013

Del envero a la botella …



El momento mágico en el cual el racimo empieza a transformarse en una paleta de colores es ahora; se conoce como “envero” y es el responsable de que los granos de uva, que han engordado, se han vuelto elásticos y se están manchando lentamente, grano a grano, vayan confiriendo un aspecto sugerente a la vista. La viña se tiñe de globos coloreados en diferentes tonalidades, verdes completamente, más dorados, mas rosados, mas tintos… podemos jugar a descubrirlos entre el follaje explosivo de nuestro campo. El verde, clorofila, se va perdiendo y va dando paso a los tonos maduros de los polifenoles, sobre todo en las variedades tintas. 

Cuando esto ocurre ¿es el momento de vendimiar? No… aún falta más de un mes, y hasta dos, hasta que la uva alcance la madurez conveniente para convertirse en vino. Cada variedad tiene su tiempo de maduración, de su particular camino en el cual a base de agua y azúcares irá engordando y guardando sus reservas para dejarnos transformar en ese preciado líquido, conocido como vino, todo su potencial.

¿Cómo y cuándo es el momento de la recolección? al principio de los tiempos, se usaban técnicas “caseras”, visuales, por la degustación y a “ojo de buen cubero”. No obstante, hoy en día se han desarrollado instrumentos de campo y procedimientos de laboratorio más ó menos sofisticados que nos llevan a tomar esta decisión con un grado de acierto del 100%.

Esta labor de vendimia es el fin de todo un año de trabajo, de diseño y cuidado de la uva, de la espera del momento óptimo. Èsta se desarrolla con mimo, pendiente de que la uva llegue entera a la bodega, de que la temperatura sea la correcta, de controlar la labor de las levaduras. En definitiva,  se está “cocinando” el futuro líquido preciado que nos hará disfrutar momentos de placer en unos meses cuando descorchemos la botella para conocer el resultado de todo ese trabajo.


Mari Paz Gil

lunes, 8 de julio de 2013

“Llega el verano, mi vino”



Llega el verano, temperaturas altas, y empezamos a decantarnos, unos más que otros por bebidas de consumo más frío, cambiando la copa de vino por una cerveza.

Pero para estos meses de verano más cálidos, también existe en el mercado una variedad de vinos de diferentes elaboraciones y gama de colores que pueden ser muy apetecibles: blancos, rosados y tintos. Nunca viene mal una copa de vino blanco o rosado en verano, ideal para los platos más frescos y ligeros que se suelen consumir en estos meses, entre ellos las ensaladas y el pescado, acompañado de vinos cuya temperatura de consumo ideal oscila entre los 8–10ºC. Son meses de muchas festividades y reuniones familiares, en los que se suele consumir también otro tipo de comida de más calorías, especiadas, típicas por esas fechas, apeteciendo entonces desde los tintos más suaves y afrutados de maceración carbónica, o pasando por los tradicionales y criados en barrica, resaltando su frescura cuando los consumimos entre los 14–17ºC.

Por último, no debemos olvidarnos de los típicos vinos de postre, con su característico sabor dulce, ya sean malvasías dulce natural o vinos de licor, que elaboran, por ejemplo, algunas de las bodegas de la comarca Tacoronte-Acentejo, y servidos a temperaturas que oscilan entre los 8-15ºC; estos son idóneos para tomar con los diferentes postres y sobremesas de estas fechas.

Al final te sorprenderás con la cantidad de vinos no sólo blancos y rosados, sino la gran variedad de tintos que te harán disfrutar estos meses y que harán un matrimonio o “pareja de hecho” con las diferentes comidas.



F. D.

lunes, 1 de julio de 2013

Alfonso Zapico en Tacoronte-Acentejo



Viñeta de Alfonso Zapico en “Dublinés”



Recientemente Alfonso Zapico, Premio Nacional de Cómic 2012, ha estado compartiendo con el personal de la D.O. Tacoronte-Acentejo unas intensas jornadas de trabajo en esta comarca vitivinícola del norte de la isla de Tenerife. Su llegada tuvo lugar el 5 de junio y permaneció en la comarca hasta el 8 de junio del presente. En esos días, además de entrar en contacto directo y satisfacer a los seguidores de su obra con laboriosas dedicatorias en las sesiones de firmas que tuvieron lugar en la lagunera Librería Lemus, también pudo disfrutar y conocer las particularidades de nuestra característica viticultura y probar los vinos que se elaboran en la comarca acompañado de Manuel Darias (“Historieta”, Diario de Avisos), Paco Lemus (Librería Lemus) y Santiago Suárez (D.O. Tacoronte-Acentejo). En esta ocasión, además de viñedos se visitaron las Bodegas Domínguez Cuarta Generación y Bodega El Mocanero, situadas ambas en el municipio de Tacoronte. En estas visitas, responsables de sendas bodegas –Gabriel Morales e Ismael Díaz respectivamente–, dieron a conocer las características de sus elaboraciones típicas. En Bodega El Mocanero, pudo conocer los detalles del proceso de elaboración del Tinto Maceración Carbónica y degustarlo; mientras que en Bodegas Domínguez Cuarta Generación, se tuvo la ocasión de degustar el famoso Malvasía de esta bodega.

Obviamente, se comentó la viñeta de su obra “Dublinés” en la que aparece el protagonista de la misma, James Joyce, deleitándose ante una copa de “Canary Sack” de Tacoronte, en un restaurante de la capital irlandesa acompañado por otros ilustres literatos. Una bonita viñeta que hace un gran guiño a nuestros vinos y nuestra tierra.

Como curiosidad, también señalar que precisamente es otra obra de Alfonso Zapico, “Café Budapest”, por la que el proyecto TEBEOS CON CLASE (http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/WebDGOIE/scripts/default.asp?IdSitio=12&Cont=44&Mod=10&P=645) impulsado por el CEP La Laguna en el que colabora la D.O. Tacoronte-Acentejo activamente desde su aparición, ha sido ampliamente trabajada con los escolares de secundaria en Canarias como vehículo de animación real a la lectura.

Y es que desde hace tiempo, los vinos se abren a otros colectivos como forma de ampliar su presencia visual y captar futuros consumidores a los que mostrar las bondades de nuestro principal cultivo en extensión y por tanto nuestro paisaje primordial. En el caso de la D.O. Tacoronte-Acentejo y su apuesta por colaborar con el mundo del tebeo es ya patente si tenemos en cuenta que en el último lustro, distinguidos historietistas ya han tenido la oportunidad de probar nuestros vinos y conocer nuestra comarca vitivinícola sobre el terreno, tal es el caso de José Mª Martín Saurí, Dave McKean, Antonio Altarriba, Eduardo González o Manel Fontdevila. Al fin y al cabo, tebeos y vinos son un buen planteamiento para disfrutar de la vida. ¡Salud!


Santi S.

lunes, 24 de junio de 2013

Enoturismo vs. Enourbe


¿Confrontación? ¿Elección? ¿Sustitución? …

Para nada, sencillamente complementariedad.

En la última década, muchas bodegas han realizado grandes esfuerzos por atraer a turistas circunstanciales hasta sus viñedos y bodegas. El esfuerzo ha sido importante y se enmarca dentro de la etiqueta conocida como “enoturismo” o turismo enológico, a través de la cual los consumidores interesados pueden disfrutar de un recorrido por los distintos paisajes vitivinícolas y en donde de primera mano pueden tener un intercambio de opiniones con los bodegueros o viticultores hacedores de dicho paisaje; en otras palabras, pueden integrarse plenamente en el “terroir” y  sentirse por unas horas como uno de ellos, olvidando su vida rutinaria.

Evidentemente, la acción contada así, resulta atractiva para los que deseen explorar el medio rural al más puro estilo Paul Giamatti en Entre copas (2004), el laureado film de Alexander Payne que acercó al gran público el mundo vitivinícola sin complejidades. En resumen, en el enoturismo se da una traslación física del consumidor hasta el medio vitivinícola que suele reportar un elevado grado de satisfacción para el propio consumidor aventurado a recorrer kilómetros hasta llegar al interior de la propia barrica a degustar.

La otra cara del asunto la supone el “Enourbe”. Una palabreja que viene a complementar al propio enoturismo; ya que, por enourbe se considera acercar el medio vitivinícola a la ciudad, esto es, transportar de manera concentrada y temporal todo el potencial vitivinícola hasta el entorno urbano, para que el propio público de la ciudad pueda disfrutar de los atributos vitivinícola sin necesidad de desplazamiento hasta el campo.

Ambos conceptos son sumamente interesantes y su aplicación conlleva un moderado esfuerzo por parte de las bodegas que deseen implementarlo. Asunto aparte, los resultados inmediatos de cada acción variarán en función de los consumidores que las bodegas sean capaces de atraer con su propuesta.

Un dato: en la plaza de mi ciudad siempre hay viandantes.