martes, 17 de octubre de 2017

Resiliencia rural




Durante los días 2 y 3 de noviembre se celebrará en la Universidad de La Laguna un encuentro internacional organizado por la Comisión Europea sobre el concepto de resiliencia aplicado a los territorios insulares. En su programación incluye una mesa redonda sobre agua, agricultura y alimentación.

El concepto de la resiliencia, originado en la física para indicar la capacidad de un cuerpo para volver a su estado original después de un impacto, está de moda en las ciencias sociales. En la búsqueda de sistemas locales con amplia capacidad de adaptación en un mundo globalizado, los territorios insulares constituyen un laboratorio de especial interés: son pequeños, claramente delimitados y suelen depender de sus intercambios con el exterior. Para estos territorios es especialmente relevante esta capacidad de adaptación.

Es en este contexto donde conviene resaltar la importancia que tiene el mundo rural y sus actores en el mantenimiento de esta ansiada resiliencia, tanto por su aportación al autoabastecimiento con alimentos como por la contribución al mantenimiento de un espacio social en directo contacto con la gestión de los recursos naturales en general.

La importancia de las familias del medio rural es fácil de ilustrar con una pregunta: ¿qué sería de Tenerife sin el empeño productivo de estas personas, empeño muchas veces alejado de criterios de mera rentabilidad económica? Piénsese en los paisajes tan importantes para propios y extraños, frenar la desertización en el contexto del cambio climático, convertir el dióxido de carbono generado por la actividad humana en oxígeno que podamos respirar, o elaborar alimentos frescos de calidad que contribuyen a nuestra salud.

Y la resiliencia de este tejido social ha quedado ampliamente demostrado durante los siglos de historia económica de Canarias. Poca referencia se hace a ellos en los libros, tan centrados en los éxitos exportadores, pero siempre han sido centrales para el funcionamiento del sistema regional. Tendríamos que abandonar el relato de los “monocultivos” y reconocer esta centralidad. Con una puesta en valor tanto social como económica de la agricultura, transitando de una narrativa de “restos del pasado” a otra de “vanguardia del futuro”. Y a lo mejor la Comisión Europea tiene esto más claro que nosotros mismos.


D.G.

martes, 10 de octubre de 2017

Últimos coletazos de la vendimia 2017





Cuando aún estamos en la primera quincena de octubre, las tareas de vendimia dan sus últimos coletazos, en la comarca Tacoronte-Acentejo. En general, aunque se esperaba una mayor producción, los balances son satisfactorios, sobre todo por la calidad de la uva. Aproximadamente serán amparados 1,35 millones de kilos de uva, en las 41 bodegas adscritas a la Denominación de Origen, representando la variedad Listán Negro un 75% de la producción total. Habrán sido sesenta días de intensa actividad y finalizará con un mes de antelación con respecto a la campaña anterior. El pasado 16 de agosto comenzaba puntualmente la vendimia en aquellos viñedos que hacían que la uva cumpliera los parámetros establecidos en el pliego de condiciones de la Denominación de Origen. Las condiciones meteorológicas han sido  favorables durante la vendimia, con algunas lluvias escasas y puntuales.

Las tareas de control de calidad y origen durante la vendimia en los viñedos y bodegas de la Denominación de Origen, se han llevado a cabo por el personal técnico del Consejo Regulador, contando con el refuerzo de varios técnicos veedores contratados para la época de vendimia.

F. D.

martes, 3 de octubre de 2017

Llamar la atención para aumentar el consumo de vino




Empieza el recorrido de los futuros vinos de la cosecha 2017 y con ella la vuelta a los lineales, a pelearse para ser los elegidos por los consumidores para su descorche. Por una parte, contamos con los fieles, que se decantarán por un Tacoronte-Acentejo, como cada cosecha. Y, por otra parte, está la tarea de incentivar a esa decisión final de elección de una botella de Tacoronte-Acentejo a nuevos consumidores. Para ello, tenemos que tratar con mucho respeto a los mismos, intentar conocerlos, acercarnos a sus gustos y sobre todo entender que buscan experiencias que puedan colgar en sus redes: instagram, facebook…;pero no nos equivoquemos, parecería que éstos son una generación superficial, pero tienen una gran consciencia moral sobre lo ecológico, lo natural, el fin social, el planeta. Rápidamente hay que captar su interés porque están acostumbrados a la era digital y a recibir información en un solo clic y… ¡si no les interesas te borran!

Para esta cosecha hay que maridar el vino con un componente social, hay que subir los perfiles de los mismos en las redes, hay que hacerlos atractivos de diseño y sobre todo entender que los jóvenes son consumidores abiertos que se decantan claramente por los vinos frescos… no los dejemos de lado, ¡ya pasarán a descubrir el mundo de aromas secundarios y terciarios¡
                                                   

Mari Paz Gil