martes, 21 de noviembre de 2017

El vino y el cambio climático



Durante las últimas semanas se habla mucho del tiempo, en España y en Tenerife también. Y cuando hoy día se habla del tiempo, el cambio climático anda cerca. Sequías, riadas, calores. ¡Ojalá llueva pronto, que falta hace!

No sabemos si el primo de Rajoy sigue poniendo en duda la existencia del cambio climático, pero sí parece haber una amplia mayoría de ciudadanos que se han ido convenciendo de su presencia y actualidad en nuestras vidas.

El mundo del vino no es ajeno a los retos que provocan estos cambios. Como refleja Rafael Daniel en su artículo “Vinos que cuidan el Planeta: las bodegas españolas apuestan por la sostenibilidad” (El Economista), el sector vitivinícola empieza a formar parte activa de la lucha contra el cambio climático, a través de prácticas como las certificadas por Wineries for Climate Protection (http://www.wineriesforclimateprotection.com).

Entre las medidas defensivas del viñedo –amenazadas por olas de calor, escasez  hídrica, heladas y granizo– están su propia mudanza (migrar a otras zonas), el cambio varietal (hacia variedades menos necesitadas de agua) o la extensificación (menor densidad de plantación y menor intensidad de explotación).

Entre las prácticas de reducción de la huella ecológica de las bodegas destacan la reducción de emisiones de gases de efectos invernadero, la gestión del agua, la reducción de residuos y la eficiencia energética. Ejemplos de lo que se está haciendo son la reducción del embalaje, la reutilización del agua y la producción propia de energía solar para su uso en maquinaria cada vez más eficiente.

A veces un ejemplo simple es ilustrativo de que se trata de cambios concretos y no de tareas imposibles de abarcar en empresas pequeñas. El grupo Campo Viejo antes tiraba el soporte de las etiquetas, mezcla inseparable de papel y plástico, imposible de reciclar. Cambió a otro soporte, exclusivamente de plástico, y este se puede reciclar.

Por aquí también hay cambio climático, ¿verdad? ¿Viñedo en Tenerife en 2050?



D.G.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Sexto Cuaderno Vinaletras Tacoronte-Acentejo



Una de las citas indiscutibles del programa “Noviembre, mes del Vino Tacoronte-Acentejo en La Laguna” lo constituye en cada edición la presentación del catálogo de arte “La Vinal” o del Cuaderno de Cultura y Vino “Vinaletras”.

El próximo martes 14 de noviembre de 2017 a las 20h tendrá lugar la presentación en esta edición de 2017 del sexto cuaderno de cultura y vino Vinaletras Tacoronte-Acentejo. La cita será en la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife (C/ San Agustín, 23. La Laguna). El nuevo número ha sido posible gracias a la complicidad del Gobierno de Canarias, el Cabildo Insular de Tenerife, el Ayuntamiento de La Laguna, el Ayuntamiento de Tacoronte y la entidad financiera Cajasiete.

Esta nueva entrega es un número especial dedicado enteramente a la D.O. Tacoronte-Acentejo desde distintas vertientes, con el que se pretende dejar constancia del recorrido transitado y el presente de Tacoronte-Acentejo, eso sí, apuntando siempre hacia un futuro prometedor. Firman los distintos capítulos de este cuaderno, Mayer Trujillo, Felipe Blanco, Dirk Godenau, Santiago Suárez y Esteban Reyes; el volumen se completa con entrevistas a relevantes actores del sector y con el clásico directorio de bodegas Tacoronte-Acentejo.

Recordemos que este 2017 ha sido un año de celebraciones continuas, elogiando los 25 años de la Denominación de Origen pionera en el archipiélago canario. Un año que tiene ya una fecha mítica en la historia de Tacoronte-Acentejo: el 22 de junio de 2017, día en el que se reconoció el trabajo de los impulsores de la Denominación de Origen, que bien arropados por viticultores, bodegueros y consumidores fueron reconocidos públicamente en el legendario Teatro Leal de la ciudad de La Laguna.

Veinticinco años de trabajo y perseverancia de nuestros viticultores y bodegueros que se han implicado para crear, sostener y elevar la marca ‘Tacoronte-Acentejo’ en toda su amplitud. Han contribuido con ello a cimentar una cultura vitivinícola y a consolidar un paisaje en beneficio de todos, tanto de los residentes como de los visitantes a la isla. En resumen, veinticinco años haciendo paisaje, vinos y amigos.

¡Nos vemos el próximo martes!


Santi S.